Health

La pandemia obligó a mi esposa transgénero a pelear con nuestra aseguradora por las hormonas

GUNNISON, Colorado – Durante los últimos ocho años, mi esposa, Ky Hamilton, se ha sometido a una terapia hormonal que reafirma el género. Como mujer transgénero, se inyecta estrógeno líquido Depo-Estradiol en el muslo una vez a la semana. Este medicamento le ha permitido hacer una transición física a ser mujer, y cada vial, que dura alrededor de cinco semanas, estaba completamente cubierto por el seguro.

Esto fue hasta que perdió su trabajo en abril de 2020 y cambiamos a un plan médico privado subsidiado en el mercado de seguros de Colorado, establecido por la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA).

Descubrimos que nuestro nuevo seguro de Anthem no cubre el Depo-Estradiol y que el gasto de bolsillo por vial sería de $125. Con nosotras, y nuestras cuatro mascotas, dependiendo en gran medida del cheque de desempleo semanal de $649 de Ky, estos gastos médicos resultaron difíciles.

Y a partir del 6 de septiembre, esos cheques de desempleo se agotaron.

“Estoy absolutamente estresada. No sé qué hacer “, dijo Ky en agosto mientras intentábamos encontrar una solución.

Debido a la transición física de Ky como mujer transgénero, su cuerpo no produce la testosterona que solía producir. Entonces, sin la medicación, esencialmente atravesaría la menopausia. Una disminución en los niveles de estrógeno también puede hacer que las mujeres transgénero pierdan las transiciones físicas que han logrado, lo que resulta en disforia de género, que es una angustia psicológica por el desajuste entre su sexo biológico y su identidad de género.

Ky Hamilton carga con cuidado su dosis de estrógeno líquido en una jeringa. Durante ocho años se ha sometido a una terapia hormonal de afirmación de género, que estaba totalmente cubierta por el seguro hasta que perdió su trabajo en abril de 2020. Al igual que otras personas transgénero, ha tenido que luchar por la cobertura de su nuevo plan de ACA. (Helen Santoro for KHN)

Desafortunadamente, muchas otras estadounidenses transgénero comparten la experiencia de Ky. La pandemia de covid-19 ha provocado que millones de personas pierdan su trabajo y su seguro médico privado, en particular los adultos LGBTQ, quienes han reportado quedarse sin empleo en tasas más altas durante esta crisis que los que no lo son.  

En consecuencia, la inscripción aumentó en los planes de ACA y en Medicaid, el programa de salud estatal-federal para personas de bajos ingresos. Sin embargo, muchas de estas pólizas no cubren por completo la atención que afirma el género, en parte debido a las políticas conservadoras y a la falta de investigación científica sobre cuán crucial es esta atención para los pacientes transgénero.

Según una encuesta de Out2Enroll, una iniciativa nacional para conectar a las personas LGBTQ con la cobertura de ACA, el 46% de los 1,386 planes de Plata del mercado encuestados cubren todo o parte del tratamiento médicamente necesario para la disforia de género. Sin embargo, el 7% tiene exclusiones específicas para personas trans, el 14% tiene algunas exclusiones y el 33% no especifica.

“Es esta situación en la cual los planes en su mayor parte no tienen exclusiones generales, pero las personas todavía tienen dificultades para cubrir procedimientos específicos, medicamentos, etc.”, dijo Kellan Baker, director ejecutivo de Whitman- Walker Institute, una organización sin fines de lucro que se centra en la investigación, las políticas y la educación LGBTQ.

Veintitrés estados y Washington, D.C., incluyen atención de afirmación de género en sus planes de Medicaid. Pero 10 estados excluyen por completo esta cobertura. En 2019, un estimado de 152,000 adultos transgénero se inscribieron en Medicaid, un número que probablemente ha aumentado durante la pandemia.

Sin embargo, incluso en estados como California que requieren que sus programas de Medicaid cubran la atención de afirmación de género, los pacientes todavía luchan por obtener estrógeno inyectable, dijo la doctora Amy Weimer, internista que fundó el Programa de Salud de Género de UCLA. Si bien el Medi-Cal, el programa de Medicaid del estado, cubre el Depo-Estradiol, los médicos deben solicitar autorizaciones de tratamiento para demostrar que sus pacientes necesitan el medicamento. Weiner dijo que rara vez se aprueban.

Estas “autorizaciones previas” son un problema en los planes de Medicaid y ACA para medicamentos que incluyen estrógeno y testosterona inyectables, que utilizan los hombres transgénero, explicó Baker.

Un vial de Depo-Estradiol, junto con el hisopo con alcohol y la jeringa que Ky Hamilton usa para inyectarse. El Depo-estradiol es un estrógeno líquido comúnmente utilizado por mujeres transgénero, sin embargo, muchos planes de salud de Medicaid y de ACA no lo cubren.(Helen Santoro for KHN)

La falta de cobertura de fácil acceso puede reflejar el hecho de que el estrógeno inyectable, que proporciona las altas dosis de la hormona necesaria para que las mujeres transgénero hagan la transición física, no es comúnmente utilizado por mujeres no trans que se someten a terapia hormonal para tratar la menopausia u otros problemas, dijo Weimer.

También puede deberse a que existen opciones más baratas, incluidas las píldoras de estrógeno diarias, pero aumentan el riesgo de coágulos de sangre. Los parches de estrógeno liberan la hormona a través de la piel, pero pueden causar reacciones cutáneas, y muchas personas luchan por absorber suficiente estrógeno, dijo Weimer. Por eso, muchos de los pacientes de Weimer usan hasta cuatro parches a la vez, pero Medi-Cal limita la cantidad de parches que los pacientes pueden recibir mensualmente.

Si bien tales brechas en los seguros han existido desde mucho antes de la pandemia, la crisis actual parece haber amplificado el tema, según Weimer.

Ky Hamilton se inyecta estrógeno en el muslo semanalmente para mantener el nivel correcto de la hormona en su sistema. Debido a que su cuerpo ya no produce testosterona, como mujer transgénero esencialmente atravesaría la menopausia sin este medicament(Helen Santoro for KHN)

ACA prohíbe la discriminación por motivos de raza, color, país de origen, edad, discapacidad y sexo en los programas y actividades de salud que reciben asistencia financiera federal. La administración Trump redujo significativamente el poder de esa disposición, incluyendo la eliminación de las protecciones del seguro médico para las personas transgénero.

Sin embargo, en junio de 2020, antes de que las regulaciones de Trump pudieran entrar en vigencia, la Corte Suprema dictaminó en Bostock v. Clayton County, Georgia, que la discriminación laboral basada en el sexo incluye la orientación sexual y la identidad de género.

Esta decisión histórica ha servido como una herramienta crucial para abordar la discriminación LGBTQ en muchos aspectos de la vida, incluida la atención médica. Desde julio, por ejemplo, el Medicaid en Alaska ya no puede excluir el tratamiento de afirmación de género después de que Swan Being, una mujer transgénero, ganara una demanda colectiva que se basó en parte en la decisión de Bostock.

La administración Biden anunció en mayo que la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) incluirá la identidad de género y la orientación sexual en su aplicación de la disposición contra la discriminación de ACA. El mes siguiente, los beneficios de salud de la Oficina de Asuntos de Veteranos se ampliaron para incluir la cirugía de confirmación de género.

Pero por ahora, la presión de luchar por sus beneficios de salud sigue recayendo en pacientes como Ky.

Tony Felts, vocero de Anthem, dijo que Depo-Estradiol no está en la lista de medicamentos cubiertos de sus planes ACA, aunque muchos de sus planes privados patrocinados por empleadores lo cubren.

Como teníamos uno de esos planes de ACA, Ky tuvo que ser persistente. Después de cuatro meses de correos electrónicos y llamadas telefónicas, y justo antes de que se agotara el dinero del desempleo, Anthem finalmente autorizó su Depo-Estradiol. Durante el próximo año, el costo de bolsillo será de $60 por vial. Todavía es caro para nosotras en este momento, pero encontraremos la manera de que funcione.

“La realidad es que las personas trans tienen más probabilidades de estar en la pobreza y no tienen el tiempo ni el conocimiento para pasar cuatro meses luchando por obtener su estradiol como yo”, dijo Ky.

Back to top button